Viernes, 20 Mayo 2022 | Acceso abonados

Por hablar, hablemos

Dice el gobierno que la menstruación dolorosa dará lugar a una baja o no asistencia al trabajo. Del IVA de las compresas no dice nada. Hasta ahora la baja la daban los médicos. A partir de ahora se las da uno mismo. También, que va aponer en los semáforos dibujos inclusivos para las parejas lgtbi. Más de lo mismo. Debe ser así. También se han de incluir los varones heterosexuales, mujeres heterosexuales, varones bisexuales, mujeres bisexuales, ciudadanos y ciudadanas mono parentales. También a todos los que padezcan enfermedades raras. Igualmente para calvos y melenudos. Barbudos y rasurados. A la barba me refiero. Blancos, de pigmentación oscura, semi oscura, o tez hepática. Humo, estupideces, banalidades. ¿Es posible que la imbecilidad de nuestros gobernantes les conduzca a estas idioteces?

Mientras hablan y hablan nos plantean un panorama económico lo suficientemente difícil que nos obliga a apretarnos el cinturón de manera que para los que gobiernan los impuestos hay que subirlos mientras para los que están en la oposición los impuestos hay que bajarlos. Que si las rentas altas, que si las bajas, que si las medias.

Hablan, hablan y hablan.

Nuestro congreso de los diputados se ha convertido no en el epicentro donde se señalan las directrices del bien común de los ciudadanos, sino la jaula de grillos en la que los insultos, gritos, mentiras e infamias son el fiel reflejo de la categoría moral y política de nuestros representantes.

Pero eso es lo que hemos elegido. Ahí está representada nuestra moral y nuestra ausencia de formación política.

Porque, por encima de todo, la situación actual es consecuencia de las decisiones de quien aupamos al poder sabiendo que es un mentiroso compulsivo.

Y ahora, en estos días verán cuánto van a hablar del Emérito. Trataran de tapar con la visita del Emérito todo cuanto han hecho mal hasta el día de la fecha. ¡Qué buen manto la visita del Emérito!

Por cierto, saben los ciudadanos que el treinta y nueve por ciento del sueldo de senadores y congresistas no tributa. Pero de eso no quieren hablar. Y dice, además, la ministra Montero, la de Hacienda, la que dejó las cuentas de la Junta de Andalucía en blanco, que el que se bajasen los congresistas y senadores los sueldos sería una medida populista y que no merece la pena.

Hablar por hablar.

Autor

Fernando Guerrero

Fernando Guerrero

Ensayista

Esta web utiliza 'cookies'

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. En el siguiente enlace podrá consultar cómo puede cambiar la configuración u obtener más información. Saber más

Acepto